Juan Carlos I de España posa ante un elefante supuestamente abatido por él. Vergüenza nacional.

Es una vergüenza. Se confirma lo que me preguntaba apenas hace unos días: en esta familia real están (1) tarados (2) totalmente ajenos a la realidad del país. Referéndum ya.