La sensación estos días es muy esquizofrénica: a ratos parece una extinción de nuestra civilización (¿incluso de nuestra especie?) a cámara lenta. A ratos siento una normalidad tal que todo esto se me antoja un sueño del que acabo de despertar.