Estoy leyendo muchos artículos tipo “los peores errores en tecnología de la década”. Yo tengo claro cuál fue el peor momento, si hablamos de productos: cuando Google descontinuó su fantástico lector RSS Google Reader, y de paso mató ese estándar de gestión de noticias.