Recent Updates Toggle Comment Threads | Keyboard Shortcuts

  • lavigi 12:43 on 21/03/2017 Permalink | Reply  

    Veo en Twitter un mensaje de la librería LGTB Berkana en la que sus fundadoras piden ayuda para mantener la tienda abierta. Primero comentan la importante labor que han realizado en sus 20+ años de existencia, luego mencionan sus problemas de rentabilidad y, cómo no, le echan las culpas a los cambios en los hábitos de consumo cultural, a Amazon y a “la piratería”. Eso hace que me plantee un par de cosas:

    1. En esta vida NADIE NOS DEBE NADA. En el corto plazo quizás sí, pero a la larga, no. No reconocerlo es una tremenda fuente de amargura e infelicidad. Lo oigo continuamente: “yo que llevo 30 años en la empresa y no he faltado un día…” “… que hasta con gripe he venido a trabajar…” Este planteamiento es incorrecto. Tú trabajas. A corto plazo, tu empleador está en deuda contigo. A corto plazo. En situaciones normales, la empresa te lo compensa con una cosa llamada SALARIO y deja de tener esa deuda pendiente. Acéptalo y dormirás mejor. Berkana lo mismo. Esas personas que acudieron a la tienda en busca de cobijo y modelos de referencia cuando no había visibilidad LGTB probablemente se fueron con un par de libros y tres cintas VHS debajo del brazo. La deuda moral, si es que la había, quedó saldada hace años.

    2. LAS COSAS CAMBIAN Y NOSOTROS TENEMOS QUE CAMBIAR a la par, o nos quedaremos atrás. ¿Te preocupa Amazon? Pues monta tienda online. ¿Ya la montaste? [la de Berkana no está mal, por cierto] Pues compara tus precios. ¿Son similares y sigues sin vender libros? [pongamos por ejemplo el último de Sarah Waters: la diferencia es menos de 1 € entre Berkana y Amazon] Pues quizás es que no son títulos muy populares (vamos, que ni Amazon los vende en cantidades significativas) y tu modelo de negocio no está bien adaptado a “la larga cola”. Analizad vuestras ventas actuales. ¿Qué se vende más, los libros o “los pongos”? (souvenirs, tarjetas, bolsas con banderita de colores…) ¿Vendéis más online o en la tienda física? Y tomad decisiones en base a esa información. Quizás tengáis que cerrar la tienda física, o, si la queréis mantener, os tengáis que ir a otra ubicación más barata y hacer que sirva a la vez de punto de venta y de almacén. Quizás tengáis que reducir el espacio dedicado a libros y poner más souvenirs de Chueca. O montad una cafetería con punto de venta de libros y de souvenirs. O compartid espacio con una ONG LGTB que cuente con subvención, qué sé yo. Vosotras mismas lo habéis dicho, “los hábitos han cambiado”. Vosotras sí habéis hecho el esfuerzo de abordar el comercio por Internet, pero vuestro “core business” no creo que haya cambiado mucho. A veces las situaciones cambian tanto que por mucho que nos esforcemos, lo inevitable sucede. Tampoco nadie necesita burros para labores del campo y por eso se están extinguiendo. Pedir ayuda tiene un efecto inmediato pero poco perdurable, y su eficacia cae drásticamente cuando se repite. Quizás un pico de ventas y de donaciones permita pagar el alquiler algunos meses más. Pero no será suficiente si el problema no es puntual, como parece ser el caso.

    Buena suerte y preparaos para una nueva etapa, ¿que quizás sea mejor?

     
  • lavigi 09:34 on 14/02/2017 Permalink | Reply  

    Mi vida es un jet lag. Viaje, o no.

     
  • lavigi 11:05 on 08/02/2017 Permalink | Reply  

    El futuro del trabajo en sanidad. Dentro de 20 años espero poder revisarlo y ver qué cosas sí sucedieron.
    https://www.linkedin.com/pulse/10-new-jobs-future-healthcare-medicine-part-i-bertalan-mesk%C3%B3-md-phd

     
  • lavigi 21:00 on 07/02/2017 Permalink | Reply  


    Bloc de dibujo

     
  • lavigi 11:22 on 29/01/2017 Permalink | Reply  

    Al fin tengo un dispositivo movil bueno, bonito, barato, que me convence y me permite escribir alla donde este sin que me de pereza. La ausencia de acentos en este texto delata que todavia me queda trabajo por realizar en temas de configuracion, pero de momento estoy razonablemente contenta. Se trata de un Kindle Fire HD de 8 pulgadas de nueva generacion (109 eur) con una funda-teclado bluetooth de marca Moko (no se me rian) (38 eur), un lapiz tactil (13 eur) y una micro SD de 120 GB (20 eur). Me va bien para escribir en el blog (a traves de la app de WordPress que estoy usando ahora mismo), para actualizar apuntes en nube con OneNote, listas de tareas en Tello (con el bonus de que se sincronizan automaticamente mis shopping list y to do list de Alexa), y para escritura en local, una joya llamada TextMaker HD: su interface de usuario es igual a Word antes de que este se hiciese hipster, permite guardar en un monton de formatos, incluido los compatibles con MS Word y con LibreOffice, y permite guardar en local asi como en todos los sistemas cloud que se te ocurran (Drive, OneDrive, Dropbox, Evernote, y CloudDrive).

    Ciento ochenta euracos que me permiten hacer practicamente lo mismo que combinaciones mucho mas caras. Hasta estoy agradecida por el fiasco del Lenovo Yoga Book que sufri en noviembre pasado. Tuve que desistir de la compra debido a un problema de licencia de Windows (disparidad entre la licencia y la version instalada en la maquina, problema que afecto al menos a un lote integro vendido en FNAC). En retrospectiva me doy cuenta que jamas me hubiese podido acostumbrar a aquel teclado haptico, que es una excelente idea pero (de momento o al menos hasta que mejore mucho el software que lo gestiona) para touch typists o mecanografos de toda la vida como yo, a quienes el teclado “habla” por las yemas de los dedos, es un tormento de usar. 

     
  • lavigi 00:39 on 16/12/2016 Permalink | Reply  

    12 horitas sentada que bien valen la pena 😊 Mil y una veces lo volvería a hacer.

     
    • Cristina 16:55 on 21/12/2016 Permalink | Reply

      Yo también quiero ir !!!!!

  • lavigi 15:34 on 07/12/2016 Permalink | Reply  

    Esto deberíamos dominarlo todos. No lo hacemos. Sic transit gloria mundi de las aplicaciones informáticas. Escleróticas by (anti)design 🙁
    https://dev.to/naveen/how-to-write-an-object-oriented-program-that-doesnt-suck

    Y ya que estamos puestos… corta vida a los bucles for.
    https://dev.to/dawranliou/never-write-for-loops-again

     
  • lavigi 10:02 on 07/12/2016 Permalink | Reply  

    Hace un par de años leí “You are not a gadget: a manifesto” de Jaron Lanier (dejo el enlace abajo). Resonó en mí buena parte del mensaje. De hecho, en casa siempre decimos que ser analista de sistemas, o mejor, consultor de procesos de negocio, te da un superpoder, una especie de rayos X que funciona cuando interaccionas, como cliente, con empresas. El poder es que sabes qué cosas se pueden hacer y dónde algo se va a torcer terriblemente. Es esa frustración que siente mucha gente cuando tiene que llamar al “call center”, pero en versión iluminada y realista (percibida por los demás como pesimista). Es saber que por mucho que insistas, por mucho que te esfuerces en explicar una situación, por mucho que el operador al otro lado del teléfono comprenda perfectamente que tienes razón, sabes que no van a poder hacer gran cosa por ti.

    ¿Por qué sabes todo esto? Porque lo has vivido desde dentro. Has oído mencionar el “óptimo de Pareto” fuera de contexto 500.000 veces, y sabes que se sigue a rajatabla la regla del 80/20 que es lo que condena al caso que se sale un poco de lo común al desastre absoluto en su gestión. Y muchas veces es mucho peor que ese 80/20, porque en multitud de ocasiones has visto una toma de decisiones, que afectan al modo de operar de quienes tienen que hacer el trabajo de verdad, en sentido “de arriba hacia abajo”, muchas veces siendo el de arriba un novato total en la organización, si tienes suerte, con experiencia en el sector, pero seguro que sin ningún tipo de contacto real con la cultura, el modo de hacer, impedimentos y motivaciones de los equipos operativos.

    Sabes perfectamente que aunque necesites que te manden un técnico, o que te devuelvan el dinero, el operador al otro lado del hilo no puede hacerlo. Es físicamente imposible que lo haga. Tiene que seguir el proceso que está cincelado en el sistema de gestión que está utilizando. Como mucho puede escalar el problema. Eso significa pasárselo a alguien más a quien el sistema permite hacer más cosas. Con ello tendrás que volver a explicar la situación a esta nueva persona, que puede comprenderte, o no. Y que puede ser que ella tampoco pueda ayudarte. Y vuelta a “escalar”. Si el problema es verdaderamente atípico la única manera de salir de este bucle es una obra de teatro: decir que “te quieres dar de baja”. Media hora más al teléfono con un comercial que, si verdaderamente estás de suerte, dispone del “botón rojo” para solucionar tu problema, que en realidad es un problema de ellos, un caso mal contemplado, mal enfocado, mal implementado, con errores.

    Nada odio más que esta idea de que un ser humano empático, capaz, con conocimiento y experiencia, esté tan constreñido por un sistema ideado por encorbatados que residen en una torre de marfil llamada “oficina corporativa”.

    Que me acabe de pasar esto con una compra de un equipo informático (Lenovo Yoga Book con Windows 10 Profesional) comprado en FNAC y con el problema de que la licencia de sistema operativo no se correspondía con la del instalado (licencia Windows Home) me ha animado a escribir esto, porque refleja fidedignamente lo expuesto, con el agravante de que había tres multinacionales involucradas. ¿Modos de solucionarlo en un entorno de empleado empoderado? Servicio de atención a cliente coge una licencia de Windows 10 Profesional de su stock (el cartoncito, vaya) y se lo da al cliente (yo) para que lo escriba en el paso de activación del sistema operativo. Cliente contento (puesto que tiene razón no se le perjudica más que una visita extra a la tienda) y desconectado del resto de resolución del problema. FNAC le repercute el coste de la licencia a Lenovo, y Lenovo ve por qué una partida entera de equipos han salido con las claves erróneas. Quizás tenga que lidiar también con Microsoft. ¡Qué fácil sería en un entorno donde “you are not a gadget”!

    http://r-u-ins.org/resource/pdfs/YouAreNotAGadget-A_Manifesto.pdf

     
  • lavigi 12:15 on 01/12/2016 Permalink | Reply  

    Me guardo esto para cuando alguien me pregunte: ¿por qué te gusta tanto Ciudad de México? #CDMX http://viajes.elmundo.es/2016/08/26/america/1472201962.html vía @elmundoes

     
  • lavigi 21:45 on 28/11/2016 Permalink | Reply  

    Miren esta foto tomada desde la Estación Espacial Internacional por el astronauta Tim Peake el año pasado. Nada especial, pueden pensar, y hasta algo movida. Miren mejor. ¿Ven esa línea naranja que se ve a la derecha? Pues es la frontera entre India y Pakistán, que está totalmente iluminada y se ve desde el espacio. Yo la vi por primera vez justo antes de iniciar el descenso hacia Nueva Delhi (en un avión convencional, eso sí). Supongo es lo que pasa cuando dos países están en guerra y ambos disponen de arsenal nuclear: mejor dejar todas las luces encendidas y las cámaras filmando, no vaya a ser que destruyan el planeta y la humanidad por una sombra extraña, por un malentendido.

    frontera-con-pakistan

    Foto en Flickr: https://www.flickr.com/photos/timpeake/24251395526/

     
c
Compose new post
j
Next post/Next comment
k
Previous post/Previous comment
r
Reply
e
Edit
o
Show/Hide comments
t
Go to top
l
Go to login
h
Show/Hide help
shift + esc
Cancel