Llevar una vida más sencilla redunda en más energía para poder tener un mejor desempeño intelectual.