Con unas negrísimas nubes encima, los chicos de la mesa de al lado dicen que no va a llover. Me encanta cuando las apps del tiempo dan información incorrecta. Hay que mirar más el cielo y menos el teléfono.