Muchas ganas de tomarme las uvas muy lejos de aquí y dar un portazo definitivo a 2017. Como si los problemas y la estulticia humana caducaran por un mero cambio de hoja del calendario.