Yo llevo unos añicos dándole vueltas al tema del fin del mundo, o de nuestra civilización, o de nuestro modo de vivir, con la total convicción de que todo se irá al garete con la computación cuántica. Me explico. La seguridad informática y de las comunicaciones se basa en técnicas criptográficas cuya gracia es que si intentas “romper” las comunicaciones así, a lo bruto, te tardarías algunos miles de años en conseguirlo usando las tecnologías computacionales actuales. La computación cuántica podría romper esos secretos como si estuviesen hechos de papel de cebolla.

Y tachán tachán, llegó el día, ya están las consultorías dándole vueltas a ese asunto y prediciendo la fecha en que eso pasará: http://singularityhub.com/2016/11/24/quantum-computers-could-crush-todays-top-encryption-in-15-years/

Dos cosas:

1. ¿Por qué el fin de nuestro modo de vivir? Porque sin comunicaciones seguras ni funcionan los bancos, ni los aviones, ni el Mercadona. Se acaban los servicios financieros (nos quedamos sin dinero) y se acaba la cadena de suministro (nos quedamos sin productos) Los huertos urbanos y el “kilómetro cero” son conceptos mu molones, pero nadie puede sobrevivir con los tomates cherry que cultiva en su balconcito. Ergo emigración masiva al campo y que Dios nos coja confesados de las ampollas que nos van a salir en las manos.

2. Telefónica ha colocado al eminente investigador de computación cuántica Ignacio Cirac en su consejo de administración. ¿Igual no será el fin del mundo, solo el de Pepephone? 🙂 https://www.telefonica.com/documents/162467/1711552/Cirac.pdf/2a6fe6e2-7cfc-499d-8504-da626ba4da40