Me dice una compañera: “No, el sábado no puedo, que es Black Friday”. Parpadeo rápido. Ella no entiende mi desconcierto. Creo que deberían pegar más pósters de éstos por la ciudad. Just sayin’.