Dicen que “no se pueden” postponer los JJOO de Río o cambiarlos de sede. De anulaciones hay experiencia (por guerras mundiales y tal. Posibilidad de pandemia de enfermedad desconocida y con visos de menguar la capacidad de reproducción del ser humano caería en una categoría también catastrófica), y de cambios de sede está el precedente de la Copa del Mundo de 1986, en principio a celebrar en Colombia, pero mudado a México. Fue un exitazo – ¡¡¡¡y el mundo vio nacer “la ola mexicana” en los estadios!!!!
http://www.universodeportivo.mx/article/2016/05/31/mexico-86-un-mundial-de-carambola