Lo bueno del caso De Gea es que ¡al fin! el país tiene un motivo para ajustar la hora oficial a la solar, la que nos corresponde por longitud (¡el meridiano cero de Greenwich se pasea por el centro de Barcelona!). Seguro que muy pronto nos movemos a GMT, es decir, la hora del Manchester United.